Sunday, October 14, 2012

Mt. Hamilton y reencuentro con panqueques gringos

POR FIIIINNN!!!! llegó mi esposo desde Chile. Hace 2 meses que no nos veíamos. Fue chistoso porque yo llegué después que él de mi viaje a California, así que hasta me fue a buscar a mí al aeropuerto, jajaja.

Mi viaje estuvo bueno, me llevaron a recorrer todo el observatorio Lick en Mount Hamilton y me contaron todas las historias en torno a él. De partida, la historia de por qué Mount Hamilton se llama así: es porque un reverendo que iba en una excursión con geólogos para descubrir la montaña más alta de la zona corrió los últimos metros hasta la cima gritando que él era el primero en la montaña más alta. Años de años más tarde, el Steve (nuestro colaborador) me contaba que se contactaron con la nieta del sr. Hamilton porque quería donar plata, la que usaron para construir el espectrógrafo "Hamilton" con el que el Paul (mi jefe) descubrió los primeros planetas extra-solares. Ahora sé por qué los nombres de algunos códigos para calcular velocidades radiales que uso tienen la palabra "Ham". No era por jamón, bummer.


Mount Hamilton y uno de los gatos que se metía a mi pieza a tomar agua de la ducha

La segunda historia era la del señor Lick, que quería hacerse un memorial con forma de pirámide (nada de megalómano el caballero) en la Union Square de San Francisco para que lo recordaran. Un amigo le sugirió que mejor donara la plata para construir un observatorio. Así que bien por la ciencia y por el Sr. Lick, que donó 1 millón de dólares en el año 1880 para construir el observatorio más grande del mundo de la época. Debajo del telescopio refractor de 40 pulgadas están sus restos, marcados por una placa super creepy que dice "Here lies the body of James Lick", adornado con flores de plástico. Eso es lo que te dan por haber donado 1 millón de dólares en vez de una pirámide en Union Square. A todo esto, me contaban que James Lick, hizo su fortuna vendiendo pianos en Valparaíso, Chile... mish!


En el edificio del 40-inch, un telescopio refractor de cuando los astrónomos observaban de verdad, en 1888. No como yo que sólo miro pantallas de computadores...

Como en todo viaje, siempre pasa algún contratiempo. El Paul se enfermó y me tuve que devolver sola de Santa Cruz a San Francisco. En auto. Por la freeway. Con tiempo justo. El Steve me preguntaba preocupado si sabía el camino de vuelta. Al final, gracias a San Google no tuve ningún problema. Tomé la 17, luego la 85 para llegar a la 101 mientas me acordaba de ese sketch de Saturday Night Live "The Californians".

Lo que más extraño cuando voy a observar son los desayunos

Como ven, por acá me tienen de nuevo. Con el Matias, para celebrar como gringos nuestra llegada a la casa, hoy hicimos panqueques de brunch. La receta la saqué de The way the cookie crumbles. Muy fluffy los panqueques, el secreto, creo, es en no revolver la masa demasiado y dejarla descansar esos 5 minutos. Por mientras ponemos la mesa, hacemos el cafecito, exprimimos las naranjas, mmmmm... ay, quiero desayunar de nuevo!

Panqueques (gringos) básicos
para 2 a 3 personas 

1 taza de harina
1 cda. azúcar
1 cdta. polvos de hornear
1/2 cdta. bicarbonato
1/2 cdta. sal
1 huevo 
1 taza de buttermilk (1 taza de leche + 1cda. jugo de limón o vinagre blanco, reposada por 10 minutos)
2 cdas. de mantequilla derretida y fría
Aceite para engrasar la sartén


Se juntan los ingredientes secos en un bowl. Aparte, se bate el huevo, se le agrega la buttermilk y la mantequilla. Se agrega esto a los ingredientes secos y se revuelve hasta que todo se incorpore, pero no mucho, no importa que queden grumos. Dejar descansar por lo menos 5 minutos. Por mientras calentar un sartén con un poco de aceite vegetal (1 cdta a lo más) a temperatura media. Cuando esté caliente, dejar caer 1 cucharón de masa. Cuando se vean burbujas en el lado crudo de la masa y estén dorados (2-3 minutos), dar vuelta y dorar por el otro lado (2-3 minutos). Sacarlos y, opcional, dejarlos en un plato dentro del horno precalentado para mantenerlos calientes.


Una montaña de panqueques para empezar el día


10 comments:

  1. oye la 101 pasa por el golden gate, eso lo aprendi en el 96 o 95 cuando estuve por primera vez en San Fco. Cuando la 101 parece que se acaba porque llegas a la ciudad, tienes que mirar los postes, alli salen unos letreritos que dicen 101, los sigues y listo. Si estuvieray en Chile en estos dias eso no funcionaria, porque los candidatos a alcalde tienen todos los postes tapizados con fotos de ellos...

    Los panqueques gringos son re malos, no hay como los panqueques chilenos.... esos con manjar de tarro y azucar flor encima y quemadita con un cuchillo, o los con mermelada de damasco...
    Cuando eras chica en el Ken's de Hilo ordenabas panqueques con haaaarta crema.... oh my god... festival de calorias...

    ReplyDelete
    Replies
    1. jaja, cuando vengan a vernos hacemos panqueques chilenos

      el paul decia que cuando estaba buscando los primeros planetas sabia que micro lo llevaba al golden gate bridge pa tirarse al mar si es q no resultaban los descubrimientos, jajaja

      Delete
    2. Ah y estos panqueques los hicimos "healthy" con yogurt griego en vez de crema :P

      Delete
  2. Me gustó la Historia del Mount Hamilton, y del Sr Lick por esta vez la disfruté más que los panqueques, Estoy a punto de hacer galletitas de avena.

    ReplyDelete
  3. Ohhh...panqueques gringos y un vaso grande de leche blanca fría... Esta receta si que la voy a hacer,

    ReplyDelete
  4. Deberías poner el link en el fb cuando actualizas el blog!!

    ReplyDelete
    Replies
    1. veldá! esta receta queda la raja :)

      Delete
  5. HOLA PAME, QUÉ BUENO QUE YA LLEGÓ TU MEDIA NARANJA, Y VEO QUE LOS DESAYUNOS SON TOTALES, SON TAN RICOS LOS PANQUEQUES GORDOS. FANTÁSTICO EL VIAJE A CA. QUÉ BIEN QUE NO TE PERDISTE MANEJANDO. BESITOS

    ReplyDelete
  6. Hola Pame, gracias por tu receta de los pancakes. Recién terminé y ya me comí 2. Quedaron de película. También he hecho tu kuchen 3 veces en el verano y a todos en mi casa les encantó. Da gusto cuando haces una receta que te han dado y resulta perfecta. No como esas "amigas" que te dan las cantidades inexactas y todo sale mal. Gracias otra vez. Me entretengo mucho con tus relatos y te felicito por ser tan joven y entusiasta y por desarrollar tu profesión tan interesante en ese país en que a veces subestiman a los extranjeros.

    Camelú

    ReplyDelete

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...