Thursday, November 22, 2012

Thanksgiving con brunch

Muchas veces me pasa en la pega que alguien me hace una pregunta en que no sé la respuesta, o estamos en alguna presentación de alguien y a ellos le hacen preguntas que nadie sabe contestar. Entonces uno se queda con la bala pasá, como decimos en Chile, y no puedes seguir haciendo lo que se supone que deberías hacer hasta que encuentras la solución o la respuesta a la pregunta. Lo bueno es que de ahí a uno nunca más se le olvidan esas cosas, o por último puedes retomar el día más tranquila/o.

Así da gusto empezar Thanksgiving!

Lo mismo pasa en la cocina. A veces uno prueba cosas en algún restaurant que son tan buenas, que hay que llegar a puro Googlear como se hacen. Otras veces pruebo recetas que no resultan a la primera . Y entonces hay que volver a hacerlas y no me quedo tranquila hasta que funcionan (léase macarons!! argh!). Otras, veo alguna cosa que se ve rica en un libro o en la tele y me obsesiono hasta que la hago y la pruebo, y ahí existe el riesgo de caer en la categoría previa.

Hace como dos semanas encontré membrillos en el súper, que son una de mis frutas de otoño preferidas. En otoño las frutas son bien fomes en general: manzanas, peras, naranjas... buh. Pero los membrillos cocidos... OMG, que son bueenos, y cocidos tienen ese color medio rosado que te invita a hincarles el diente. Bueno, en Chile siempre los preparaba, sobre todo porque siempre uno tiene algún conocido/a que tiene un árbol y le convida, y si no, en el súper no son caros durante su estación. Acá en cambio, son como un lujo parece y cuesta encontrarlos, así que cuando los vi en el súper no la pensé dos veces y compré cuatro. Se me ocurrió prepararlos siguiendo al pie de la letra la receta de David Lebovitz, pero le eché una lima en vez de un limón (porque no tenía limones). Después de pelarlos y descarozarlos, y de 1 hora de cocerlos se veían perfectos... hasta que los probé. Sabían a natre las hu...ás! Pucha que me dio rabia! todo ese trabajo para regalarle los membrillos al chanchito del waste disposal! Súper amargos, lo peor era que olían la raja, pero sabían a rayos... Yo le echo la culpa a la lima, o no sé, pero la cosa es que TUVE que ir a comprar más membrillos y prepararlos de nuevo. Esta vez los hice como los hago siempre no más, siguiendo las proporciones de DL de agua y azúcar, con miel, pero en vez de vainilla y limón, con un clavo de olor y un poquito de canela, y ahí si que sí po! los membrillos tal cual los comía en Chile. Sorry David Lebovitz pero voy a vetar tu receta por ahora.


Esos colores dan ganas de ir a plantar un árbol de membrillo en el patio

Hoy es Thanksgiving y se me ocurrió hacer un brunch para poder saltarnos el almuerzo y llegar muertos de hambre donde la Ann que nos invitó a la cena que hace en su casa en este día. Decidí hacer los huevos florentinos del libro de Smitten Kitchen, que se ven pecadores y me obsesioné con ellos desde que los vi. Para comerlos se necesitaban unos English Muffins así que hice los de la otra vez, pero esta vez quedaron mejor. Lo que cambié fue que en vez de dejarlos leudar a temperatura ambiente, los metí al refri antes de acostarme, y hoy en la mañana los saqué 1 hora antes de tirarlos al griddle. Quedaron perfectos! 

Para acompañar lo salado, nos comimos los famosos membrillos con yogurt griego mezclado con jugo de limón, y reduje un poco del jugo a una especie de almíbar. OMG... me dio hambre de nuevo y eso que quedamos con la guata estirá después del medio desayuno.

Acá están las recetas ganadoras. En el caso de los huevos, las proporciones de los ingredientes las hice al ojímetro no más, así que les doy aproximado a como lo hice yo, no textual del libro. Además no hice la salsa hollandaise porque iba a ser todo demasiado cerdo (y hace poco vimos Monty Python's The Meaning of Life, donde sale un sketch que nos quitó las ganas de comer como cerdos... hasta hoy...)


Membrillos cocidos
Adaptado de David Lebovitz

4 membrillos
3 1/2 tazas de agua
1/4 taza de miel
1/2 taza de azúcar
1 pizca de canela en polvo
1 clavo de olor

Se pone a calentar el agua con la miel, el azúcar y las especias. Con cuidado, pelamos los membrillos por mientras. Los cortamos en 4 y le sacamos el corazón. Echamos los membrillos al agua tibia y dejamos que suelten el hervor suavemente. Cortamos una redondela de papel mantequilla del porte de la olla y le hacemos un un hoyo al centro. Ponemos este papel encima de los membrillos y los dejamos hervir suavemente (para que no se desarmen) por 1, incluso 2 horas hasta que estén blanditos y de color medio rosado. Se guardan en un frasco para conservas.


Eggs, greens and hollandaise (minus the hollandaise)
Adaptado de Smitten Kitchen

1 cda. de mantequilla
1 paquete de espinacas (creo que son como 300 gr?, pero era como una de las bolsas ziploc grandes llena de hojas) lavadas y sin los tallos gruesos
1/4 de una cebolla morada cortada en brunoise
1 diente de ajo molido
1 cda. de crema líquida
1 pizca de nuez moscada
sal
pimienta
2 huevos

Se ponen las espinacas a cocer en una olla tapada a fuego medio por unos 3 minutos, hasta que se pongan oscuras y lacias, y su volumen se reduzca a su más mínima expresión. Se estilan un poco y se reservan. 

Precalentar el horno a 190ºC o 375ºF.

En un sartén derretir la mantequilla a fuego lento, se agrega el ajo y la cebolla, y se cuece unos minutos, hasta que la cebolla esté transparente. Se le agregan las espinacas y se cuece un poco más, para que salga líquido. Se le agrega la crema y se deja unos 3 minutos más. Se condimenta con nuez moscada, sal y pimienta a gusto.

Enmantequillar 2 ramequines chicos. Repartir la mezcla de espinacas entre los dos. Abrir un huevo sobre cada ramekin, con cuidado que no se rompan las yemas. Se lleva al horno por 10-15 minutos hasta que la clara esté blanca, pero cuidando que la yema siga líquida.

Decorar con ciboulette y se sirve con trozos de english muffins.


Espinacas de desayuno. Popeye would be proud.



15 comments:

  1. Me encantan tus recetas y tu forma de narrar, me entretiene y me recuerdo cuando vivi en DC y esos supermercados maravillosos .
    Que bien que seas tenaz porque tus receta se ven divinas . Felicitaciones . Te sigo hace muuuuucho tiempo pero es la primera vez que escribo

    ReplyDelete
    Replies
    1. gracias! q bueno que te guste el blog

      Delete
  2. mmmmm, voy a tener que hacer estos muffins, y los membrillos, eres hija de tu padre, una de sus frutas preferidas, hace unos días acabamos con nuestro stock de dulce de esta temporada..... y nuestro fiel membrillo nos regalará con sus frutos ( que serán muchooooooooos), ese dulce exquicito para el próximo otoño.... ojalá te pueda exportar jejeje.

    ReplyDelete
  3. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  4. oye el verdadero desafio es hacer jalea de membrillo, mi ama era experta, yo nunca aprendi, he tratado un par de veces sin exito.... una buena jalea es manjar de los Dioses...., el color, la textura y el sabor son incomparables....
    Los membrillos cocidos para mi son aquellos que se cuecen simple, con un palito de canela (no dos ni tres) un clavo de olor (no dos ni tres), azucar y listo....

    ReplyDelete
    Replies
    1. Me quedaron dos membrillos con los que planeo intentar hacer jalea ;) si resulta se viene la receta.

      el toque que le da la miel es muy bueno. El dia que lo probe con miel me gusto mas que sin, pero es cosa de gustos no mas.

      Delete
  5. me gusto lo de la espinca con huevo!!!, es como para intentarlo....!!!

    ReplyDelete
  6. A MI LA VERDAD, LOS MEMBRILLOS ME ENCANTAN, PERO ME CARGA CORTARLOS O PELARLOS, SON TAN DUROS!
    PERO SON RICOS, RICOS, VALE LA PENA EL ESFUERZO

    ReplyDelete
    Replies
    1. sii, a mi me dan susto, y tengo un mal historial con cuchillos. una vez termine en la urgencia con el doc. preguntandome si estaba deprimida pq me enterre el cuchillo en la muñeca :S

      pero arriesgare mi vida por membrillos!

      Delete
  7. Leyendo la receta,te sugiero que pongas las verduras estilo espinaca, acelgas etc a cocinar al vapor, porque así conservas el valor nutritivo, se cocinan muy, muy rápido, 3 min es mucho para estas verduras, de echo las pones en el agua hirviendo y las sacas :)

    ReplyDelete
    Replies
    1. nopo si estas se echan a cocer sin agua... asi no mas, que se cuezan con el vapor que sale de las mismas ;)

      Delete
  8. Hola Pame: No te leo hace mucho, pero me estoy haciendo fan de tu estilo. Jajajaja... me haces reir con tus historias y eso es algo que se agradece desde el corazón. No hay nada tan sano y relajante como unas buenas risas.

    Tus recetas me encantaron. Los huevos... mmmm... esos te los voy a copiar.
    Los membrillitos cocidos... me recuerdan tanto mi infancia en Chile. Lindos recuerdos.

    Y sobre las historias de desastres... que te puedo decir. Me pasó el viernes con el manjar. Jajajjajaja... lo hice con tu dato del plato, pero no se que pasó. La lesera empezó a caramelizar y al final lo salvé haciendo calugas.
    Finalmente hice el manjar de manera tradicional. Así que mi brazo quedó como el de Popeye!! jejejejejeje...
    Un abrazo y nos seguimos leyendo

    ReplyDelete
    Replies
    1. los huevos quedaron mortales, pero ojo que la yema tiene que quedar al centro del ramekin porque si no se cuece muy luego...

      en cuanto al manjar, creo que voy a tener que hacer de nuevo porque varios amigos lo intentaron y todos fueron un desastre! jajaja creo que tiene que ver con la cantidad de grasa en la leche... yo use una leche especialmente grasosa... vi en un libro que algunas personas le echan mantequilla o crema para que quede como las leches que vendian antaño... pero bueno, es una cosa que tengo en el tintero ;)

      Delete

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...